domingo, 1 de julio de 2018

El CRAS, un método de altura


La atracción que experimenta el ser humano por las alturas se manifiesta, entre otras cosas, en el deseo de vivir en lo más alto. Hace siglos, este deseo tenía una utilidad práctica: en tiempos de guerra, las alturas permitían una mejor defensa, y castros, alcazabas, castillos… ocupaban las cumbres y, a su alrededor, se implantaban pueblos y ciudades.


Hoy en día, las alturas siguen atrayéndonos, llevándonos a querer vivir en el límite entre el suelo y el cielo. La construcción de viviendas en zonas elevadas presenta, en ocasiones, problemas ligados a la naturaleza del terreno. En el caso que vemos en este reportaje, el proyecto para la edificación de una vivienda unifamiliar en una zona elevada sobre el litoral se encontró con la necesidad de realizar un vaciado en una zona ocupada por un bolo de roca. La demolición de éste se convirtió en un problema previo a la edificación, con las circunstancias de que el terreno se encontraba rodeado de otras viviendas y próximo a vías de comunicación, lo que hacía imposible el uso del explosivo.



Este tipo de trabajos son perfectos para el uso del CRAS, el cemento demoledor fabricado por la firma alavesa Kayati SL. Este producto permite realizar una demolición rápida, sin necesidad del uso de explosivos y sin tener que disponer de maquinaria pesada para su aplicación.


El escombro que se obtiene de la demolición con el CRAS es fácilmente retirado con medios convencionales. El proceso es sencillo, y las instrucciones de uso del CRAS permiten su utilización sin complicaciones en prácticamente cualquier entorno geográfico y condiciones de temperatura.


El final de la demolición permite el inicio de la construcción. El resultado de ésta es espectacular, con unas vistas de las que solo se puede disfrutar desde las alturas.


En definitiva, la propuesta que ofrece Kayati SL a través del CRAS a sus clientes es la tranquilidad de la experiencia y el servicio que dan más de 25 años de presencia en el mercado y de una constante mejora en el producto, lo que se traduce en demoliciones realizadas de manera satisfactoria y en clientes satisfechos.

jueves, 10 de mayo de 2018

Un método de demolición para cada material

 EL CRAS, cemento demoledor no explosivo fabricado por la firma alavesa Kayati SL, es una alternativa cargada de ventajas para los procedimientos de demolición basados o bien en explosivos o bien en el uso de maquinaria pesada. Por sus características, el CRAS permite una demolición limpia, silenciosa, sin vibraciones y sin explosiones, lo cual lo convierte en un comodín para los proyectos de demolición.

 Más allá de esta versatilidad, en ocasiones, nuestros clientes prefieren combinan el uso de técnicas convencionales con el uso del CRAS para realizar determinados proyectos de demolición cuando las circunstancias así lo aconsejan.

 En el caso que mostramos en estas imágenes, la zona en la que había de llevarse a cabo la demolición estaba formada por dos tipos de granito: uno del tipo Sauló, más blando y otro, azulado, de gran dureza.

 Por su granulosidad y baja dureza, el granito Sauló no presenta mayor dificultad a la hora de romper, por lo que se utilizó el martillo neumático para su demolición. En el caso del granito azulado, compacto, su gran dureza recomendó el uso del cemento demoledor CRAS. El uso combinado de ambas tecnologías permitió optimizar los recursos y el tiempo necesarios para la demolición.


Los parámetros de esta demolición se encontraron entre los valores habituales para el uso del CRAS: diámetro de 45mm, distancia máxima entre perforación de 0,40m x 0,40m y una profundidad máxima de 2.70m.



El resultado fue, una vez más, satisfactorio para el cliente, al que el CRAS le solucionó el problema de la parte más difícil de la demolición, aquella en la que la dureza del material hizo imprescindible el uso del cemento demoledor.

sábado, 7 de abril de 2018

El CRAS ayuda a la distribución eléctrica


Ayudamos a llevar la energía
Una de las aplicaciones del CRAS, el cemento demoledor fabricado por la empresa alavesa Kayati SL, es su uso para hacer pequeños vaciados que pueden ser utilizados para la instalación de postes para la conducción de energía eléctrica.



En el caso de la construcción de tendidos eléctricos, el CRAS permite realizar vaciados prácticamente en cualquier entorno, sin necesidad de que existan carreteras o caminos para hacer llegar a cada punto en el que se ha de instalar un poste maquinaria o elementos pesados. La demolición con CRAS es sencilla, requiere de elementos sencillos y fáciles de transportar y puede realizarse en condiciones atmosféricas muy variadas.


En el caso que podemos observar en estas fotografías, se utiliza el CRAS Verde, una de las variantes del producto de Kayati SL. Se utilizan también martillos neumáticos para realizar las perforaciones que permiten verter el mortero realizado con el cemento demoledor, el agente que, mediante la reacción expansiva de demolición, provoca la rotura de la roca en las zonas en las que se desea instalar postes.

La forma de demoler del CRAS, sin explosiones ni vibraciones, permite realizar demoliciones en entornos naturales, incluso protegidos, con un mínimo impacto ambiental. El cemento demoledor solo genera residuos inertes, que no causan daño al entorno. Estamos pues, ante un producto que ayuda a la demolición en el entornos remotos y variados..

El CRAS mantiene una relación más completa con la electricidad. Además de ayudar en la instalación de postes eléctricos, también se usa cuando se trata de demoler las zapatas de hormigón sobre las que se ubican las torres de conducción de alta tensión. Su uso para demolición de bloques de hormigón lo hace muy adecuado también para trabajos en diques de centrales hidroeléctricas.
Como siempre que se utiliza el CRAS, el resultado es una demolición eficaz, rápida, para satisfacción de los clientes de Kayati SL.

viernes, 23 de marzo de 2018

Al servicio de la demolición


La presión generada por la reacción de hidratación ha sido utilizada desde la Antigüedad para la rotura de rocas. En el Antiguo Egipto esta fuerza sirvió para hacer las Pirámides, y en el Siglo XXI, la empresa Kayati SL facilita la demolición en las condiciones más adversas mediante el uso del cemento demoledor CRAS, producto que permite aprovechar la tremenda fuerza expansiva generada por la reacción de hidratación de manera sencilla y con una relación calidad/precio imbatible.

Kayati SL comenzó hace veinticinco años su actividad tras adquirir la patente del Cemento Demoledor a CIDE, Compañía Internacional de Investigación y Ensayos. Desde entonces, la firma vasca ha ido desarrollando tanto el producto como el mercado, hasta el punto de estar presente en más de ochenta países en cuatro continentes, facilitando los trabajos de demolición a sus clientes con un producto a la cabeza del desarrollo tecnológico, que va por delante de la competencia en rendimiento, versatilidad y seguridad.

La forma de trabajar con el CRAS es siempre la misma. En primer lugar, hay que proceder a la perforación del cuerpo a demoler, de acuerdo con las pautas de diámetro de perforación, profundidad y distribución de la misma marcadas por las especificaciones del producto. Posteriormente, una vez preparado el mortero con el CRAS en polvo -el producto se presenta como cualquier otro cemento- éste se vierte en los orificios perforados y, al cabo de unas horas, la reacción expansiva de hidratación realiza su trabajo y la roca, o el bloque de hormigón, se acaba rompiendo, tras lo cual se puede proceder al desescombro.

Las ventajas que ofrece la demolición mediante cemento expansivo radican fundamentalmente en que la demolición se realiza sin explosiones, lo cual permite realizar demoliciones sin necesidad de evacuar la zona colindante. Esta característica permite también realizar trabajos de demolición sin necesidad de pedir permisos específicos. Otra ventaja operativa es que, cuando se usa el CRAS, no es necesario utilizar maquinaria pesada, como martillos hidráulicos, para realizar al demolición.

Los entornos en los que se realizan demoliciones con el CRAS son muy variados. Destacan aquellos en los que no es posible usar explosivos, como entornos urbanos, vaciados para construcción o para aparcamientos, demoliciones próximas a carreteras o vías férreas, y demoliciones en interiores de edificios, tanto industriales como domésticos. El CRAS también se utiliza de manera muy provechosa en las canteras de mármol y granito, donde facilita la separación de bloques reduciendo al mínimo las mermas de producto. El cemento demoledor fabricado por Kayati SL permite también realizar demoliciones en diques, presas y bajo el agua.

La gama de servicios ofrecidos por Kayati SL a sus clientes incluye también el asesoramiento en el uso del cemento demoledor, y en la realización, a través de empresas colaboradoras, de demolición a razón de un precio fijo por metro cúbico demolido.

Así, tras veinticinco años de servicio al mundo de la demolición, reconocido con varias distinciones otorgadas por asociaciones del sector, Kayati SL continúa con su compromiso de calidad, servicio y proximidad a sus clientes, ayudando a facilitar los proyectos de demolición simples y complejos en cualquier parte del mundo.

lunes, 5 de febrero de 2018

Una cadena satisfecha

Generalmente, cuando hablamos del CRAS, nos referimos a las virtudes del cemento demoledor desde el punto de vista del cliente. Es normal, dada la orientación hacia el cliente de la empresa fabricante Kayati SL, no solo a través del producto – el CRAS -  sino también a través del ofrecimiento de nuestra experiencia sobre demolición a nuestros clientes, y del servicio de demolición que proponemos a través de empresas colaboradoras. Esta vez nos vamos a referir a las excelencias del CRAS para los eslabones intermedios de la cadena de venta, los distribuidores del producto.



Para ilustrar sobre la ventaja que ofrece a nuestros distribuidores el trabajar con el CRAS, mostramos imágenes en este reportaje de tres trabajos realizados en entornos geográficos y climatológicos muy diferentes, pero todos ellos en el mismo país, y servidos por el mismo distribuidor.

La versatilidad del CRAS, con sus diversas variantes, permite realizar demoliciones a prácticamente cualquier temperatura. Para un distribuidor, contar con un proveedor que ofrezca una solución integral es una garantía de servicio hacia sus clientes, y una garantía para el propio distribuidor de contar con un amplio abanico de posibles clientes.



Por ejemplo, los proyectos de demolición que se muestran en este documento, realizados en la zona de trabajo de un mismo distribuidor, corresponden a situaciones muy distintas. En un caso, se trata de una demolición en zona selvática, en condiciones climatológicas tropicales. El objetivo de la demolición es hacer espacio para la ampliación de una carretera.

El segundo conjunto de imágenes corresponde a la demolición de unas rocas desplazadas por una riada, en un entorno montañoso, con una amplia diferencia de temperaturas entre el día y la noche.



El tercer caso  es una demolición en un entorno urbano, uno de los trabajos habituales realizados mediante el uso del CRAS, donde las características de demolición sin ruido ni vibraciones resultan de gran utilidad.

Este es un caso habitual en el que la versatilidad del CRAS ayuda a que el proveedor del producto pueda cubrir un amplio abanico de necesidades de clientes muy diversos. De esta manera, desde Kayati prestamos un buen servicio a un amplio abanico de clientes, a través de una red de distribuidores a los que ofrecemos un producto de calidad con amplias posibilidades. Ambos, clientes y proveedores, son parte fundamental, desde hace veinticinco años, del éxito del CRAS.

miércoles, 3 de enero de 2018

Vaciando para llenar

Destruir para crear, demoler para construir, vaciar para llenar… la vida del CRAS da lugar a múltiples paradojas que, además de servir para los juegos de palabras, permite avanzar en obras a lo largo y ancho de nuestro planeta.

Presentamos aquí imágenes de uno de nuestros últimos proyectos, un vaciado en zona urbana, en una parcela lindante con la vía pública, destinada a la edificación. Un proyecto habitual entre los clientes del CRAS.

 La perforación es el primer paso de este proyecto, como en todos aquellos en los que hay que facilitar la aplicación del mortero creado a partir del cemento demoledor. En este caso, se usa un diámetro de 45mm, con distancias entre barreno de 40x40 cm, y profundidades de perforación de entre 1m y 2,70m. Para realizar la perforación se ha recurrido al uso de maquinaria de perforación pesada, como puede apreciarse en las imágenes. La perforación se distribuye de manera regular sobre la superficie de la roca a demoler.


Tanto los detalles de dimensiones, como de distribución de las perforaciones son aportados, si así se solicita, por parte de Kayati SL a sus clientes, como parte de su oferta integral. La firma alavesa cuenta con la experiencia de centenares de proyectos realizados a lo largo de su cuarto de siglo de existencia, un conocimiento que pone a disposición del mundo de la demolición. 

 La demolición realizada reduce la roca a una dimensión que permite un fácil desescombro, lo que facilita que el presupuesto de la obra se mantenga bajo control.

En este proyecto, como en decenas de otros cada año, el uso del CRAS aporta valor al cliente y permite a Kayati SL seguir ampliando su colección de casos de éxito.

lunes, 11 de diciembre de 2017

Los frutos del CRAS

La orografía es una variable que guarda malas pasadas de vez en cuando a los profesionales encargados de convertir en realidad lo que marcan unos planos. La dureza del suelo, la dificultad de acceso a la zona de trabajo con maquinaria de demolición, o la cercanía de infraestructuras o de zonas habitada pueden convertir un hermoso lugar en una pesadilla a la hora de construir. Hemos hablado en varias ocasiones de esto en nuestros reportajes sobre proyectos realizados con el CRAS, el cemento demoledor fabricado por la firma alavesa Kayati SL.


Esta vez nos complace presentar el resultado del uso del CRAS en un proyecto del que ya hablamos en su momento: la realización de un vaciado en un punto de la Costa Brava catalana, donde era literalmente necesario crear el volumen donde edificar. La dura roca granítica, la pendiente y la existencia de una carretera y de viviendas próximas impedían el uso de maquinaria como martillos hidráulicos, lo mismo que el de explosivos.

Podemos ver en estas imágenes el proceso de la demolición, llevada a cabo con el CRAS. El primer paso es la perforación de la roca a demoler de acuerdo con las indicaciones de uso del producto.

Posteriormente, tras preparar el mortero con el CRAS, éste se vierte en cada orificio. Tras esperar unas horas, la fuerza expansiva generada por la hidratación del producto acaba por demoler la roca. El escombro se puede retirar con facilidad y puede continuarse con el trabajo de construcción.

Es el momento en el que la orografía deja de ser un problema y se convierte en una fuente de satisfacción para el cliente, que dispondrá de una vivienda en un bello entorno, gracias, en parte, al CRAS. o-la-vida-de-una-comunidad/