lunes, 20 de julio de 2020

Cuestión de seguridad

El trabajo de demolición presenta diversas complejidades en función del lugar en el que haya de llevarse a cabo, y los medios que han de usarse en cada caso varían en lugar de circunstancias como el entorno o la dureza del material a demoler.

 El CRAS, cemento demoledor no explosivo fabricado por la firma alavesa Kayat SL, ocupa un lugar preeminente en la paleta de opciones del contratista de demolición.

 El producto, un cemento elaborado a base de cal inorgánica, aprovecha la fuerza expansiva generada durante la hidratación, de manera que, convenientemente elaborado y distribuido en la zona que se desea demoler, genera la suficiente presión como para realizar la rotura de rocas y bloques de hormigón, sin que sea necesario utilizar ni maquinaria pesada ni explosivos, evitando así el ruido y las vibraciones relacionadas con el uso de otros métodos de demolición.

 En las imágenes que mostramos en esta nota se aprecia cómo se utiliza el CRAS para la realización de un desmonte entre edificaciones. Si bien el espacio en el que se realiza el trabajo es amplio, determinadas zonas se hallan muy próximas a edificaciones.

 Es en estas zonas donde el CRAS se revela como una solución excepcional para proceder a la demolición sin necesidad de utilizar maquinaria pesada, de difícil acceso y que genera vibraciones que pueden ser peligrosas para la integridad estructural de los edificios circundantes.
 Para la aplicación del CRAS se utilizó un barreno de 45 mm de diámetro para las realización de las perforaciones en la roca, operación fundamental ya que define la forma en la que la fragmentación de la roca se va a producir, y con ella, la demolición.

Una vez más, el uso del CRAS permitió la realización de una demolición rápida y segura, características vinculadas a los proyectos de demolición llevados a cabo con cemento expansivo no explosivo.

Pueden consultarse esto y otros ejemplos similares de demoliciones llevados a cabo con el CRAS en el sitio web www.kayati.com.

martes, 7 de julio de 2020

El CRAS en la piscina

La demolición en entornos con alta densidad de población es una de las situaciones en las que las características del CRAS, cemento demoledor elaborado por la empresa alavesa Kayati SL, permiten obtener unos resultados efectivos, rápidamente y con seguridad.
Vemos en este reportaje cómo se ha utilizado el CRAS para realizar una demolición de una piedra de considerables dimensiones en el interior de un hotel, en la zona de piscinas. Ni que decir tiene que el uso de explosivos está totalmente fuera de lugar en este entorno, lo mismo que el uso de maquinaria pesada.

La forma de realizar la demolición con el cemento expansivo permite hacer el trabajo en condiciones  de total seguridad durante un periodo de mantenimiento de la instalación. El proceso se inicia con la perforación, realizada con maquinaria manual, siguiendo una distribución de perforaciones que permite diseñar de antemano cómo se producirá la rotura y hacia dónde se generará el escombro que habrá que retirar tras la operación. La experiencia de cerca de treinta años de Kayati SL en demoliciones usando el CRAS está a disposición de los contratistas encargados de llevar a cabo estos trabajos.




En las imágenes se puede apreciar cómo se va produciendo la rotura de la roca, de manera silenciosa, sin vibraciones que afecten al entorno. En este caso, esta ausencia de vibraciones es especialmente apreciada, porque en todo el proceso no se ve afectado el vaso de la piscina colindante con la zona de demolición.


Tampoco se vieron afectados los mosaicos del entorno de la piscina.  En poco más de veinticuatro horas, con la rotura de la roca ya realizada, se pudo proceder al desescombro de los restos de la misma. Una vez realizada esta última labor, nadie hubiese podido decir que, pocas horas antes, se había producido en esa zona la demolición de una roca.




Proyectos como este son los que ha ido forjando durante décadas la reputación del CRAS como el mejor amigo del contratista de obras cuando de lo que se trata es de realizar demoliciones, una reputación de la que nos sentimos muy orgullosos en Kayati SL.

sábado, 9 de mayo de 2020

La importancia de la perforación en la rotura con CRAS

El uso del CRAS, cemento demoledor fabricado por la empresa alavesa Kayati SL es sencillo y el resultado de la demolición es seguro si se siguen las pautas recomendadas por el fabricante en la aplicación del producto.

La fase más importante es la primera, la perforación, que vemos en estas imágenes.

Se realizan orificios a lo largo y ancho de la roca o bloque de hormigón en el que se desee provocar la rotura para la demolición o para el corte.

Son varios los parámetros que hay que tener en cuenta a la hora de realizar la perforación. Por una parte, es importante la profundidad de la misma y el diámetro de la broca que se utilice para

esta operación. También es importante la distancia entre perforaciones y la disposición de las mismas, ya sea en cuadrícula, al tresbolillo y otra adaptada a la zona a demoler. En el proyecto que mostramos en esta nota se realizaron perforaciones de diámetro 40mm, con una profundidad de agujero de 0,40m y una distribución de las perforaciones en malla con distancia entre las mismas de más o menos 0,20m.


 Tras la perforación es el momento de la carga del mortero preparado con el CRAS. En las tres primeras fotos de esta reportaje se observa la perforación realizada en un bloque de roca que se desea demoler, y el aspecto del mismo una vez producida la carga del mortero demoledor-

Una vez efectuada esta carga, es ya cuestión de tiempo que se produzca la rotura de la roca, al entrar en juego la reacción expansiva por hidratación que se genera.

En el caso que nos ocupa, la rotura era ya manifiesta y la roca estaba lista para ser retirada como escombro tras sesenta horas de la aplicación del mortero preparado con CRAS. Si bien al reacción de hidratación, y la presión expansiva asociada a la misma, se genera desde el primer momento, la rotura fruto de esta presión suele producirse entre dos y tres días tras la carga con CRAS de los orificios practicados en la roca a demoler.

Con estos tiempos en mente, y con el asesoramiento que presta Kayati SL a sus clientes, se puede realizar una planificación de los tiempos de demolición dentro de proyectos más amplios, algo muy apreciado por los clientes contratistas de la firma alavesa.

Los casi treinta años de experiencia de Kayati SL sirven, en este sentido, para que sus clientes puedan contar con un apoyo técnico efectivo en sus proyectos, algo que valoran muy positivamente y que coloca a Kayati SL entre las empresas punteras a nivel mundial en la fabricación y venta de cemento demoledor expansivo.



martes, 28 de abril de 2020

Luchando contra las rocas más duras


La capacidad de fractura del CRAS, cemento demoledor no explosivo fabricado por la firma alavesa Kayati SL, no depende de la dureza del material a demoler.


El trabajo que se muestra en estas imágenes corresponde a un vaciado de una zona rocosa compuesta por margas, rocas calizas de gran dureza.






En concreto, el trabajo llevado a cabo por uno de nuestros clientes consiste en la realización de un vaciado en un solar en pleno casco urbano. La principal dificultad para esta demolición la marca la dureza de la roca a eliminar.


La perforación se lleva a cabo con una máquina perforadora Tamrock, con brocas de 38 mm a 51 mm. 

Es la parte más costosa del proyecto. Así como a la hora de oponer resistencia a la presión expansiva que desarrolla el CRAS cuando fragua la dureza de la roca no supone mayor problema, cuando se trata de realizar la perforación sí que este parámetro es fundamental, ya que, en ocasiones, hay que recurrir a cabezas perforadoras de alta dureza, en ocasiones refrigeradas.











En las fotos pueden apreciarse las marcas de las perforaciones realizadas, una vez que las partes de la roca que quedan al exterior de las mismas se han desgajado del bloque. En este caso, la demolición se realizó tanto para el vaciado de una parte del solar como para la eliminación de un repié. El trabajo se llevó a cabo en el plazo previsto, y en menos de una semana se dejó el solar listo para continuar con la obra.

Para la realización de este proyecto, Kayati SL puso a disposición de su cliente su experiencia en proyectos de demolición, un conocimiento que es una aportación de valor muy apreciada por los usuarios del CRAS y que constituye una de las bases del éxito de este producto.

miércoles, 18 de marzo de 2020

Haciendo sitio en el sótano

Ganarle sitio a los sótanos es una de las ambiciones de los propietarios de viviendas. Aunque en ocasiones son zonas problemáticas, por la existencia de humedades, un sótano puede permitir ganar un volumen muy útil como bodega o almacén


Las fotos que vemos en esta entrada corresponden a los trabajos de ampliación del sótano en una casa rural, una demolición en el interior de una vivienda, una de las especialidades del CRAS, cemento demoledor fabricado por la firma alavesa Kayati SL.


Las demoliciones en el interior de viviendas no pueden llevarse a cabo ni usando explosivos ni tampoco usando maquinaria pesada. Son trabajos que han de realizarse sin que se generen vibraciones que puedan dañar la estructura de la vivienda y la de edificaciones vecinas.


Una vez realizada la perforación de la zona que se desea eliminar -en este caso, una roca en el suelo del sótano de una casa rural- la siguiente operación es la carga de los agujeros con el mortero elaborado a partir del CRAS.


La fuerza expansiva generada a partir de la reacción de hidratación que se producen en el mortero elaborado con CRAS hace que, al cabo de pocas horas, empiecen a aparecen grietas en la roca, que se va demoliendo paulatinamente para, al cabo de 48 horas, quedar reducida a pequeños fragmentos que se pueden retirar sin dificultad.




En las imágenes se observa la rotura entre las perforaciones. La dimensiones de éstas -diámetro, profundidad y distribución- se definen en función del tipo de roca a demoler y del entorno en el que se realiza la demolición. La experiencia que Kayati SL pone a disposición de sus clientes permite realizar las demoliciones de manera eficaz, optimizando el uso del CRAS y el coste total de la demolición.




En definitiva, cuando se trata de realizar demoliciones en el interior de edificios, el uso del cemento demoledor CRAS es la alternativa más limpia, rápida, segura y eficiente desde el punto de vista económico, algo que valoran muy positivamente los clientes de Kayati SL.;

miércoles, 19 de febrero de 2020

Rotura de pie de hormigón en muro

Las imágenes que mostramos en el reportaje de este mes corresponden a una demolición realizada en Sudamérica, una de las zonas del mundo en las que el CRAS, cemento demoledor fabricado por la firma alavesa Kayati SL, ofrece soluciones al sector de la construcción cuando se trata de demoler sin uso de explosivos. El reto esta vez consistía en algo aparentemente sencillo: eliminar el pie de un muro de hormigón. 

Las cosas, sin embargo, no son tan simples en este tipo de proyectos. Estas demoliciones han de realizarse de manera casi quirúrgica, ya que está en juego la integridad del resto del muro, que puede verse dañada por las vibraciones producidas por una demolición realizada mediante explosivos o maquinaria de percusión. Las complicaciones crecen si, además, la obra se realiza en entorno urbano, o cerca de vías de comunicación.

La forma de realizar demoliciones con el CRAS permite realizar cortes limpios, que acaban desgajando la parte que se desea eliminar en fragmentos cuya forma y tamaño se pueden diseñar en función de cómo se distribuyan las perforaciones que se realizan para depositar el mortero preparado con el cemento demoledor. Kayati SL ofrece asesoramiento a sus clientes para definir los parámetros a tener en cuenta en estos proyectos: diámetro y profundidad de las perforaciones, distribución de las mismas, tipo de CRAS apropiado a las condiciones en que se realiza la demolición, especialmente la temperatura… Con más de un cuarto de siglo de experiencia en proyectos de demolición, Kayati SL ofrece no solo un producto líder en calidad, sino también un apoyo técnico de primer nivel.

En la imágenes se observa en primer lugar la disposición de las perforaciones, con el mortero ya cargado. En este caso se ha realizado la perforación en forma de malla, paralela a la pared que se desea mantener, y con la primera fila de perforaciones a ras de esta pared. 
Al cabo de unas horas, el proceso de rotura, generado por la reacción de hidratación, comienza a agrietar el hormigón de manera paralela a la pared que se quiere conservar, hasta el momento en que el hormigón a demoler se va separando en “rodajas” listas para el desescombro.

El resultado es, una vez más, un trabajo limpio, rápido, eficaz y seguro, y un cliente satisfecho, esta vez a diez mil kilómetros del lugar de fabricación del CRAS.

lunes, 6 de enero de 2020

Nuevo vaciado realizado con CRAS

El proyecto que presentamos en esta nota informativa combina dos de las características que lo hacen especialmente adecuado para el CRAS, cemento demoledor no explosivo fabricado por la firma alavesa Kayati SL. Se trata de una demolición que había de llevarse a cabo en el centro de la ciudad, en zona montañosa.

El objetivo de la demolición era realizar un vaciado entre edificaciones en el casco urbano de una localidad montañesa, que permitiese ganar espacio edificable, algo escaso en la zona por la orografía de la misma, aportando, por tanto, un gran valor para el cliente final.

Como puede deducirse de las imágenes, el uso de explosivos para la realización de este trabajo estaba totalmente fuera de lugar. La obra se desarrolla en pleno centro de la ciudad, con acera y calzada a escasos metros y con viviendas colindantes. Además de las molestias que podrían causar a los vecinos los cortes de vía, los ruidos y las vibraciones, el uso de explosivos hubiese generado peligrosas proyecciones de escombros, y hubiese tenido efectos no deseados sobre la estructura de las edificaciones cercanas.

La forma de realizar demoliciones con el CRAS se adapta perfectamente a este tipo de situaciones. De entrada, no es necesario pedir ningún tipo de permiso relacionado con el uso de explosivos. Tampoco es necesario recurrir al uso de maquinaria pesada. El proceso se inicia con la perforación de la roca a demoler. En este caso, se utilizó broca de 63 mm para realizar perforaciones de 3 metros de profundidad, distribuidas siguiendo las indicaciones del fabricante del CRAS. En estos orificios se vertió mortero elaborado con CRAS Amarillo, una de las modalidades en que se fabrica este producto.

Transcurridas 48 horas se produjo la rotura en la roca, reducida a escombros, que se pudieron retirar con facilidad, dejando al descubierto el vaciado y unos valiosos metros cuadrados edificables en una zona en la que éstos son un bien escaso.

Este trabajo es un ejemplo más de cómo el CRAS facilita los trabajos de demolición y se convierte en un aliado imprescindible para los profesionales de la construcción cuando se trata de realizar trabajos donde el explosivo no puede ser utilizado.