miércoles, 11 de septiembre de 2019

La experiencia de Kayati SL, un valor añadido del CRAS


La demolición de pilotes de hormigón es una de las tareas que el CRAS realiza de manera eficaz. En función del diámetro del pilote y del resultado que se pretenda obtener -la demolición completa o el corte del pilote- la forma de utilizar el cemento demoledor fabricado por la firma alavesa Kayati SL será diferente, de acuerdo con las indicaciones que ofrece Kayati SL a sus clientes.

En el caso que se muestra en esta nota, la tarea encomendada al CRAS consistió en el corte de 180 pilotes de hormigón de diferentes diámetros, entre 550 mm y 850 mm.
La principal dificultad del trabajo venía dada por las características de la armadura del hormigón, no encapsulada, y la necesidad de conseguir un corte de cada pilote, no una demolición.
Las pruebas realizadas con un pequeño número de pilotes, realizadas con el asesoramiento técnico de Kayati SL, mostraron como la mejor solución la realización de perforaciones horizontales, de diámetro 40 mm.
El número de perforaciones por pilote podía ser de 4 si no se cortaba la armadura, y de 3 si se realizaba el corte de la misma. Otras disposiciones de la perforación acabaron llevando a la demolición del pilote pero no al objetivo de conseguir un corte del mismo.
El resultado final de la aplicación del CRAS fue el descabezamiento de los pilotes de acuerdo con las especificaciones del contratista de la obra.

La experiencia acumulada por más de veinte años de proyectos de demolición es un valor añadido que Kayati SL aporta a sus clientes y que sitúan al CRAS como producto líder.

miércoles, 28 de agosto de 2019

Refrescante CRAS

El verano es un buen momento para volver a hablar de uno de los campos de aplicación del CRAS, quizás la más refrescante: la demolición submarina. Las imágenes que mostramos corresponden a la demolición del resto de un dique, dañado por un temporal. En concreto, la extracción de parte del tacón del zócalo del dique, situado bajo el nivel de las aguas en plena zona portuaria. Las imágenes nos han sido cedidas por la empresa CIOMAR, encargada de llevar a cabo la obra

La forma de llevar a cabo la demolición submarina mediante cemento expansivo no difiere mucho de otros tipos de demolición realizada con el CRAS. Debe de realizarse en primer lugar la perforación, de acuerdo con una distribución que permita el desempeño óptimo del CRAS. Tras la perforación, es el momento de cargar con el mortero los agujeros hechos durante la perforación.


Las particularidades de la demolición submarina vienen dadas por las características del medio subacuático. Así, la perforación ha de realizarse con herramientas de mano adecuadas para trabajo submarino, por buzos o personas con equipos de inmersión. La carga del mortero ha de realizarse de manera que éste se mantenga en las perforaciones para que pueda llevarse a cabo la reacción de hidratación y, con ella, se desarrolle la fuerza expansiva que acaba produciendo la rotura del hormigón. Para ello, en la demolición submarina se acostumbra a cargar el mortero en unas bolsas plásticas que retienen el mortero preparado con cemento demoledor, introducidas previamente en los
orificios. De esta forma, el mortero permanece en el interior de los agujeros y la expansión, y con ella la rotura, se realiza de manera adecuada.

En el proyecto que mostramos, el proceso de perforación y carga se realizó completamente bajo la superficie por personal equipado para el trabajo submarino. La demolición se realizó en los plazos habituales cuando se usa el CRAS y se pudo continuar con la reparación del dique dañado. ¡Misión cumplida!

martes, 2 de julio de 2019

¡Con la Iglesia hemos topado!


En ocasiones nos toca formar parte de proyectos que se desarrollan en lugares o edificios emblemáticos. Es el caso del proyecto de demolición que presentamos en este reportaje. Se trata de los trabajos para la construcción de una salida de emergencia bajo el comedor del monasterio de Montserrat.

El entorno es majestuoso, pero tremendamente delicado a la hora de realizar demoliciones. Por supuesto, el uso del explosivo está totalmente vedado. Y tampoco se puede usar el martillo hidráulico, por el riesgo que entrañan para los lugares sagrados las vibraciones que se generan con el uso de herramienta potente.


La solución para llevar a cabo el proyecto es, una vez más, el CRAS, cemento demoledor fabricado por la firma alavesa Kayati SL. Además de la demolición sin explosiones, ruidos ni vibraciones molestas, el CRAS permite modular el tamaño de los restos de la demolición, lo cual se ha mostrado de especial interés en este proyecto, ya que ha permitido diseñar la demolición para que el desescombro se haya podido realizar a mano, sin necesidad de utilizar camión en el entorno de la basílica.

 El proyecto consistía en la la realización de un vaciado en terreno granítico para la construcción de un corredor de unos 20 m³ de material, concretamente de 11m largo x 1,2m ancho x 1,5m alto. La cantidad de cemento demoledor utilizada ha sido ligeramente superior a los 300 kg, a razón de unos 15 kg de producto por cada metro cúbico eliminado.

 Para la aplicación del producto se han realizado perforaciones de 40 mm de diámetro, con una separación de entre 20 y 30 cm entre perforaciones, para conseguir escombro de peso manejable para su retirada a mano.


Una vez realizado el vaciado, se completó la construcción del pasadizo de seguridad, sin alterar para ello la paz de un entorno creado para la tranquilidad.



viernes, 14 de junio de 2019

El CRAS, una inversión que multiplica la rentabilidad



El uso de CRAS, cemento demoledor fabricado por la firma alavesa Kayati SL, es una opción ventajosa a la hora de realizar demoliciones, en facilidad de uso, tiempo, y empleo de recursos económicos. La no necesidad de utilizar maquinaria pesada, ni de implementar las medidas de seguridad necesarias en el caso de usarse explosivos, reduce el coste por metro cúbico demolido.


Cuando el resultado de la demolición es una ganancia en metros cuadrados construidos en zonas en los que el metro cuadrado es escaso y, por ello, caro, la inversión realizada en el CRAS genera una rentabilidad realmente elevada.


Este es el caso del proyecto que mostramos en este reportaje. En una zona urbana en montaña, el objetivo consistía en ganar volumen en profundidad, realizando un vaciado en un terreno granítico. El CRAS es una alternativa excelente para este tipo de proyectos. Permite llevar a cabo demoliciones importantes sin afectar al entorno, incluso muy próximo, de manera que el trabajo de vaciado puede llevarse a cabo de manera imperceptible para el vecindario y sin afectar la actividad económica del entorno.

En el caso que nos ocupa, para la demolición del suelo granítico se realizaron perforaciones de diámetro 70 mm,  distribuidos de acuerdo con las indicaciones de uso del CRAS, y el asesoramiento de los especialistas de Kayati SL.


El diámetro de 70 mm es el mayor que se considera adecuado para el buen funcionamiento del CRAS. El producto utilizado para realizar la demolición fue el CRAS Amarillo, una de las variantes del cemento expansivo de Kayati SL, que se consideró la más adecuada dadas las condiciones de temperatura en la que se llevó a cabo la demolición así como el diámetro empleado.


El desescombro del solar en el que se llevó a cabo la demolición pudo efectuarse antes de las 48 horas de la aplicación del CRAS, permitiendo la continuación de los trabajos para aprovechar en metros cuadrados -o sea, en euros- los metros cúbicos eliminados gracias a la ayuda del cemento demoledor.

viernes, 3 de mayo de 2019

A la segunda, la vencida


La solución a los problemas no siempre se encuentra a la primera. Por ejemplo, en el proyecto de demolición que mostramos este mes, la primera opción elegida para demoler una roca suelta en un solar fue el martillo eléctrico. Con esta tecnología no se consiguió el objetivo. La roca se resistió.


Los responsables del proyecto pensaron, como segunda alternativa, el uso de maquinaria pesada. Sin embargo, se terminaron decantando por el uso del CRAS, cemento demoledor fabricado por la empresa alavesa Kayati SL.

La demolición de rocas, bolos y bloques de hormigón es una de las tareas que se realizan habitualmente con cemento demoledor. Las características de la demolición con cemento demoledor permite realizar la tarea sin uso de maquinaria pesada, en un tiempo predecible, sin ruidos ni vibraciones, y sin el riesgo que se genera cuando se usan explosivos.

En el caso que nos ocupa, la roca tenía una medidas de 2,40 metros por 1,20 metros, con 0,50 metros de profundidad.

Con estas dimensiones, el proceso de la demolición comenzó con la perforación. Se utilizó broca de 25 mm de diámetro, y se realizaron perforaciones de 40 cm de profundidad, distribuidos a una distancia entre ellos de 20 cm.
Una segunda roca de dimensiones menores se hizo una perforación similar pero se vertió el CRAS en la mitad de los agujeros, de manera alterna. Con estos parámetros, la rotura se produjo en 24 horas, un tiempo muy ajustado. La retirada de escombros tras la demolición se realiza de manera sencilla.



El tiempo de demolición, reducido y predecible, sitúa a la demolición con cemento expansivo como una de las soluciones favoritas de los responsables de llevar a cabo proyectos de demolición. En el caso que nos ocupa, permitió realizar un trabajo que se había complicado por una primera elección de tecnología poco satisfactoria. Esta vez, a la segunda fue la vencida.

lunes, 8 de abril de 2019

Demoler sin romper





La rehabilitación de edificios antiguos presenta retos sugestivos al mundo de la demolición. Se trata generalmente no solo de conservar elementos de imagen -fachadas, por ejemplo- sino también de mantener la integridad estructural de edificios que no siempre están en el mejor de los estados de conservación.






Mostramos imágenes de un proyecto llevado a cabo con el CRAS, cemento demoledor fabricado por la firma alavesa Kayati SL. Se trata de una obra de rehabilitación en un edificio en el que había que conservar la fachada y también un antiguo depósito de agua, situado en el interior, y que presentaba problemas de fragilidad en su estructura. En el proyecto de rehabilitación se contemplaba, además, la instalación de un ascensor interior, para cuya instalación se necesitaba realizar una perforación.




Para llevar a cabo este proyecto se descartó inmediatamente el uso de explosivos, al realizarse la obra en el interior de un edificio con elementos que debían de conservarse. La opción de utilizar martillos hidráulicos o neumáticos fue el siguiente descarte, debido a la debilidad estructural del depósito de agua sito en el interior del edificio.



Con estos condicionantes, la demolición mediante cemento demoledor se mostró como la solución más adecuada. Se trata de una tecnología que realiza la demolición de rocas u hormigón sin necesidad de explosiones, sin ruidos ni vibraciones, por lo que el entorno próximo se ve afectada mínimamente. Además, es una tecnología sencilla de aplicar, económica y rápida, permitiendo el retirado de escombros a partir de las 48 horas de la aplicación del CRAS.





En las fotos que incluimos en esta nota se observan los diversos pasos que se llevan a cabo para realizar la demolición. En primer lugar se realiza la perforación de la zona a demoler, de acuerdo con las indicaciones del fabricante en cuanto a diámetro, profundidad y distribución de los agujeros. Mientras tanto, el CRAS se mezcla con agua en las proporciones adecuadas, y se vierte en las perforaciones. Al cabo de unas horas comienza la demolición al desarrollarse en el CRAS una reacción expansiva por hidratación, con la presión suficiente como para demoler la roca o el hormigón en un periodo de entre 24 y 48 horas.



Todo el proceso se lleva a cabo siguiendo las instrucciones del producto, y Kayati SL, fabricante del CRAS, pone a disposición de sus clientes su experiencia de más de veinte años en el mundo de la demolición para que los proyectos se lleven a cabo con éxito, como sucedió en el proyecto que mostramos en esta nota.

lunes, 4 de marzo de 2019

Un nuevo cliente satisfecho


La labor comercial de Kayati SL, fabricante del cemento demoledor CRAS, consiste tanto en dar a conocer el producto como, de manera notable, en dar a conocer la tecnología de la demolición sin explosiones mediante cemento expansivo. Esta “transferencia de tecnología” viene muchas veces de la mano de clientes satisfechos, que hablan del CRAS y sus virtudes en sus entornos profesionales, y que constituyen una fuerza importante de ventas indirectas para Kayati SL.

El desarrollo tecnológico que hay detrás del cemento demoledor no siempre es conocido por los contratistas del mundo de la construcción y las obras públicas, que se ven una situación delicada cuando han de llevar a cabo una demolición en un entorno en el que no es posible usar explosivos.

En el caso que se muestra en imágenes en esta nota, la presencia de un bolo impedía el acceso de maquinaria a una zona de trabajo, en el entorno de una vía de comunicación. El uso de explosivos estaba prácticamente prohibido. El tráfico no podía verse afectado por este trabajo. El ruido, las vibraciones o las proyecciones de escombro, asociadas a la demolición por explosivos, solo podían evitarse mediante el uso del CRAS, y Kayati SL se encargó de dar a conocer esta tecnología a los responsables del trabajo. Como ventaja adicional para éstos, el uso del CRAS no requiere de permisos especiales, reduciendo así los costes administrativos y el tiempo de llevar a cabo la demolición.
Como es habitual entre los clientes que descubren por primera vez las ventajas del CRAS, en este caso Kayati ha ganado no solo un cliente, sino un prescriptor de una tecnología que convence cuando se conoce.

La empresa encargada de realizar el trabajo en la zona en la que se llevó a cabo esta demolición está recomendando la demolición expansiva sin explosivos. El cliente, una vez más, se ha convertido en apóstol de la tecnología que se plasma en el CRAS.
La satisfacción de los clientes de Kayati SL es doblemente apreciada por esta empresa, por constituir en primer lugar un reconocimiento a la calidad del producto y a las bondades de la tecnología de la demolición por cemento expansivo, y por constituir una acción comercial no buscada, que llega por el “boca a boca” generado por estos clientes satisfechos.