lunes, 11 de abril de 2022

El CRAS en las canteras

 La explotación rentable de las canteras de mármolo o granito pasa por el máximo aprovechamiento del material a la hora de la extracción. Si bien es imposible evitar pérdidas de material a la hora de realizar el corte para la extracción del material, el uso de técnicas apropiadas permite reducir al mínimo estas mermas. El CRAS, además de ser un cemento expansivo utilizado para realizar demoliciones, permite también llevar a cabo cortes de extracción en las canteras con muy poca pérdida de material y sin el riesgo de daños en forma de fisuras que se dan si se recurre a métodos más virulentos, como el uso de explosivos.






En las imágenes que mostramos se observa parte del proceso de extracción mediante cemento demoledor. El primer paso, como siempre que se utiliza el CRAS, consiste en la perforación, que ha de realizarse de manera que facilite una rotura limpia y en línea, que permita obtener “rebanadas” de material listas para su extracción.

En el caso que mostramos, el diámetro de barreno utilizado fue de 3'2 cm, la distancia entre agujeros se estableció en 50cm y la profundidad de los agujeros fue hasta los 4 metros. La distancia entre la línea de agujeros y la cara libre se fijó a 3,50 metros. El proceso de carga, que se ve en las imágenes, se realizó a una temperatura ambiente de 20 grados. El tiempo que se necesitó para producir la rotura fue inferior a las 48 horas, de manera que, realizada la carga del CRAS el viernes por la tarde, el lunes por la mañana pudo extraer el bloque que se desgajó por el efecto del cemento demoledor.

La distribución de las perforaciones en línea permite orientar la fuerza generada por la reacción de hidratación expansiva que se desencadena en el CRAS cuando el mortero comienza a fraguar. En las imágenes se muestran varias secciones de la fragmentación en la roca, y también el frente de la cantera una vez extraída la roca cortada mediante el uso del cemento demoledor. Se aprecia que la rotura se produjo de una manera muy uniforme, respetando el plano vertical y dejando una nueva cara libre que permite repetir el proceso.






Esta precisión hizo que, en su momento, las canteras fuesen de los primeros lugares en los que se probase el CRAS hace treinta años, cuando se fundó Kayati SL. Desde entonces, la experiencia adquirida tanto por la firma alavesa como por sus clientes ha generado la suficiente información como para que Kayati pueda orientar en el mejor uso del CRAS a todos aquellos clientes, nuevos o veteranos, que deseen usar el CRAS para sacar el mejor partido en la explotación de canteras.

viernes, 18 de marzo de 2022

Una rotura en el Trópico con el CRAS

 La historia de Kayati y el cemento demoledor tiene treinta años de historia y más de treinta países como escenario. La versatilidad del CRAS, el cemento demoledor fabricado y comercializado por la empresa alavesa, permite su utilización desde los fríos nórdicos a las altas temperaturas ecuatoriales. 

Mostramos  en este reportaje una rotura hecha en  una zona tropical, donde calor y humedad forman una combinación poco amigable en general para los cementos expansivos, pero en la que el CRAS se desenvuelve a  la perfección.

En concreto, el trabajo es uno de los problemas clásicos para los Kayati SL ofrece una solución rápida, eficaz y amigable medioambientalmente. Aparece una piedra de dimensiones considerables donde no debería de estar, y hay que hacerla desaparecer. Por las circunstancias del entorno, no pueden usarse ni explosivos ni maquinaria pesada. Para alivio de los encargados de realizar la demolición, conocen el CRAS, y el cemento demoledor realiza el trabajo a la perfección.                 

KAYATI produce 4 variantes -tonalidades- de CRAS, especificas para cada estación del año o temperaturas ambiente durante el proceso de demolición, y para los distintos diametros de barreno utilizados en la perforación previa al vertido del mortero elaborado con el CRAS. Se trata del CRAS Amarillo, el CRAS Verde (universal), el CRAS Azul y el CRAS Azul Especial-CRAS DEMOL.

Con el CRAS Verde universal se cubre un amplio espectro en cuanto a temperaturas de trabajo, ya que se puede trabajar todo el año siempre y cuando el diámetro de barreno no supere los 40 mm y la temperatura ambiente no sobrepase los 25ºC. 

Gracias a este producto tan versátil, Kayati SL ofrece una solución que marca diferencias con respecto a los competidores, que fabrican en general productos que funcionan en rangos cortos de temperatura, lo que obliga en general a utilizar diversas variantes en función de la época del año.

Disponer de este producto de uso universal es una de las características que hacen de Kayati SL, desde hace treinta años, un líder global en el campo de los cementos demoledores, con presencia en cuatro continentes y con una expansión continuada, y convierten al CRAS en una garantía a la hora de llevar a cabo proyectos de demolición en cualquier entorno.

martes, 22 de febrero de 2022

El CRAS no falla ni debajo del agua

La demolición de diques en zonas costeras es uno de los trabajos en los que el CRAS interviene con cierta frecuencia, para satisfacción y tranquilidad de nuestros clientes. 

El cemento demoledor fabricado por la firma alavesa Kayati SL se puede utilizar de manera segura y eficiente en entornos submarinos. 

En el trabajo del que mostramos imágenes en esta nota la mayor parte de la rotura se realiza por debajo de la superficie marina, aunque el trabajo de perforación y carga se hace por encima de la misma. 

En otros proyectos, tanto la perforación como la carga del CRAS se realizan bajo el agua. Tanto en unos casos como en los otros, el resultado es siempre una rotura limpia al cabo de unas horas de la carga del mortero preparado con CRAS. 

Desde Kayati SL se ofrece asesoramiento para este tipo de proyectos, en base a una experiencia de treinta años en el sector de la demolición mediante cemento expansivo. 

El proyecto que mostramos corresponde a la demolición de un dique de 28m x 2m x 1.80m, que se está fragmentando en porciones de 0.40m x 2m x 1.80m para facilitar su retirada. 

Para realizar este trabajo con el CRAS, el primer paso ha sido la perforación, operación fundamental en todo proyecto con cemento demoledor.

En este caso se ha realizado según una malla cuadrada con seis agujeros en cada línea, que delimitan cada una de las rodajas en que se va a descomponer el dique. 

El diámetro de las perforaciones es de 32 mm y la profundidad de cada una de ellas de aproximadamente 1,5 metros.

En este proyecto se partía con la idea de que el hormigón del que estaba hecho el dique no escondía armadura en su interior. Con las primeras roturas se descubrió que no era así. 

Esta situación no varía la eficacia de la demolición con cemento expansivo, que se puede realizar en estructuras de hormigón armado siguiendo las instrucciones que para estos casos proporciona Kayati SL  en función de la distribución de la armadura en relación con el plano de corte. 

Esta capacidad para realizar demoliciones de hormigón tanto si éste lleva armadura como si no la lleva es una garantía más que tienen los usuarios del CRAS, para los que no hay sorpresas desagradables en forma de varillas metálicas a la hora de eliminar bloques de hormigón. 

Como en otros entornos en los que no es posible o aconsejable el uso de explosivos, el CRAS ofrece una alternativa rápida, segura y eficaz a la hora de la demolición, con un producto de alta calidad y el asesoramiento de especialistas en caso necesario. Treinta años de ayuda a los profesionales del sector avalan esta solución.





jueves, 27 de enero de 2022

Dos años después

 

Las historias que presentamos sobre el uso del CRAS, cemento demoledor fabricado por la empresa alavesa Kayati SL, corresponden en muchos casos a fases iniciales de proyectos de cierta envergadura, en los que se hace necesaria una demolición para eliminar obstáculos y facilitar el desarrollo de la obra en cuestión.

Esta vez nos complace presentar el final de uno de esos proyectos de los que ya hablamos a principios de 2020, cuando el CRAS entró en acción para realizar un vaciado en una zona urbana de montaña. Decíamos entonces que “el objetivo de la demolición era realizar un vaciado entre edificaciones en el casco urbano de una localidad montañesa, que permitiese ganar espacio edificable, algo escaso en la zona por la orografía de la misma, aportando, por tanto, un gran valor para el cliente final”. Dos años después, este valor aportado por el CRAS se está materializando en un edificio de varias plantas en una zona de alto valor urbanísitico.

Recordamos algunos parámetros de este proyecto. Se trataba de un vaciado en una ladera, que se realizó usando CRAS Amarillo, una de las preparaciones del cemento demoledor fabricado por Kayati, adecuado a las condiciones de temperatura en las que se produjo la demolición. Para la perforación previa al vaciado del mortero preparado con el CRAS se utilizaron brocas de diámetro 63mm para crear una malla de orificios con una separación de 0.50m x 0.50m y profundidades de hasta 3m.

Transcurridas 48 horas se produjo la rotura en la roca, reducida a escombros, que se pudieron retirar con facilidad. Meses más tarde nos complace ver cómo participamos en un proyecto que va tomando ya forma, una satisfacción que llevamos compartiendo treinta años con centenares de clientes que confían en el CRAS para realizar demoliciones.

viernes, 31 de diciembre de 2021

El CRAS, la revolución de la demolición sin explosiones

En Kayati SL estamos orgullosos de haber contribuido durante casi treinta años a difundir una tecnología, la demolición sin explosiones. Mostramos aquí varios ejemplos de la utilización del CRAS, nuestro cemento demoledor no explosivo.


El primer trabajo que enseñamos corresponde a un clásico de la utilización del CRAS, una demolición en el interior de una vivienda. El objetivo era ganar altura en una habitación eliminando una antigua solera de hormigón. El CRAS cumplió con creces, realizando una fragmentación rápida, sin explosiones, ni ruido ni vibraciones.


La facilidad de manejo del CRAS ha llevado nuestro producto a los anaqueles de las tiendas de bricolaje. Nos enorgullece haber creado el concepto de “demolición doméstica”, bien sea interior, como en la foto de arriba, bien exterior, con se aprecia en la imagen superior.


Otro combate entre el CRAS y el hormigón se suele dar cuando se trata de eliminar cimentaciones en entornos habitados. La foto superior corresponde a la demolición de una zapata de hormigón en un proyecto mayor de demolición en una antigua zona industrial.


En los proyectos de demolición en los que participamos y en los que hay presencia de hormigón, es común que el CRAS combine su uso con cizallas sierras circulares u otros elementos que permitan la rotura de la armadura metálica que refuerza el hormigón. El CRAS inicia la faena, y la sierra deja el hormigón listo para el desescombro.


Las aplicaciones del CRAS no se limitan a trabajos de gran envergadura. La demolición con cemento expansivo permite la realización de auténticos trabajos de precisión. En Kayati lo llamamos la “demolición quirúrgica”, trabajos en los que la precisión de la rotura es máxima.

En la imagen superior se puede apreciar un ejemplo de este trabajo de precisión. Con el uso del CRAS se consigue eliminar una banda estrecha en un suelo de hormigón pulido, con unos márgenes perfectamente delimitados. Un trabajo de elevada precisión, realizado en el interior de un edificio, del que nos sentimos especialmente orgullosos.


Además del hormigón, las rocas o bolos que aparecen en determinados momentos en zonas en las que se están realizando excavaciones son eliminadas de manera sencilla mediante el uso del cemento demoledor CRAS.

La clave en el uso de este método está en la distribución de las perforaciones que se realizan en el elemento a demoler, que permiten diseñar en gran medida cómo va a llevarse a cabo el proceso de demolición, facilitando el desescombro posterior.


Un proceso de perforación bien diseñado permite realizar la demolición mediante cemento expansivo en prácticamente cualquier entorno, incluso cuando no se dispone, a priori, de caras libres que faciliten la salida del escombro desgajado por la acción expansiva del CRAS. Desde Kayati SL se ofrece asesoramiento en los proyectos que se deseen llevar a cabo con nuestro producto.


La versatilidad del CRAS hace que, a lo largo de las últimas décadas, hayamos participado en demoliciones en entornos tan variados como carreteras, diques de presas, solares, interiores de edificios, cerca de monumentos históricos, bajo el agua…

Mención especial merece el uso que se hace del CRAS en las canteras de mármol y hormigón, donde la rotura sin microfisuras y la escasa merma que sufre el material cuando se realiza la demolición con CRAS permite un mejor aprovechamiento económico de la explotación.


Esa ganancia económica de nuestros clientes es algo de lo que nos sentimos orgullosos en Kayati SL. El CRAS es un producto que permite poner en valor terrenos y edificaciones, solventando además algunas sorpresas que pueden encontrarse en los trabajos, como en el proyecto que vemos arriba, en el que la comunicación entre dos viviendas se vio comprometida por la aparición de roca de gran dureza en los escasos metros que separaban a ambos edificios. El CRAS permitió solventar este problema y continuar con los trabajos de acondicionamiento, para alivio del contratista y satisfacción nuestra.


Completamos este recorrido por las aplicaciones del CRAS con un duelo con la Historia. Nuestro cemento demoledor solucionó un problema inesperado en la demolición de unas viejas zapatas de hormigón creadas hace ochenta años, con las que los sistemas neumáticos no podían. Una vez más, el CRAS solucionó el problema y permitió respirar con alivio a los encargados del proyecto.

En definitiva, nos enorgullece poner a disposición de constructores, contratistas, autoridades, arquitectos, usuarios particulares… un producto, el CRAS, en el que seguimos trabajando con la misma ilusión con la que empezamos hace casi tres décadas.

lunes, 20 de diciembre de 2021

Un obstáculo inesperado que deja de serlo con el CRAS

El CRAS, cemento demoledor fabricado por la firma alavesa Kayati SL realiza la rotura de rocas y bloques de hormigón en tiempo y forma para minimizar los rechazos debidos a imprevistos, como es el caso que observamos en las imágenes que mostramos en este artículo. 

Durante el trabajo de acondicionamiento de un terreno, los propietarios del mismo se encontraron con una desagradable sorpresa en forma de roca suelta en un lugar en el que no debía de estar.

Este regalo inesperado e indeseado puede ser un auténtico problema si no se conoce la técnica de demolición mediante la utilización del cemento demoledor no explosivo CRAS, el producto que realiza la rotura de las rocas de manera rápida y eficaz.

En las fotos apreciamos, ya pasadas unas horas de las fases iniciales de perforación, preparación del mortero y carga del mismo, cómo el cemento demoledor ha iniciado ya la rotura de la roca en mil pedazos, de manera silenciosa, sin ruidos ni explosiones ni vibraciones, convirtiendo un problema monolítico en cientos de pequeñas soluciones, fragmentos fáciles de mover y de desescombrar.

El proceso total de rotura mediante cemento demoledor no llegó a las treinta horas en el caso que mostramos. Estos plazos son habituales a la hora de llevar adelante demoliciones con CRAS, un proceso que no suele superar las cuarenta y ocho horas.

Esta circunstancia ha llevado a los usuarios más avezados del CRAS a jugar con los tiempos, de manera que realizan la carga del cemento expansivo a final de semana, el viernes por la tarde, para que, al regresar al trabajo el lunes por la mañana, el producto haya tenido tiempo para realizar su labor destructiva y pueda llevarse a cabo la retirada de escombros.

Es una forma de gestionar el tiempo que permite integrar el ciclo de rotura del CRAS en la planificación minimizando su ya de por sí reducido impacto temporal. Al final, no hay mal que cien años dure, ni piedra que le aguante cuarenta y ocho horas al CRAS.

domingo, 7 de noviembre de 2021

Donde arbitra el CRAS no hace falta VAR

 El cemento demoledor CRAS es un producto utilizado con éxito para realizar demoliciones en las que no pueden producirse explosiones ni maquinaria pesada como martillos neumáticos. Las causas de que no se puedan usar métodos expeditivos para realizar una demolición son varias, pero que se reducen a una: no se puede alterar el entorno en el que que se realiza la demolición. 

La eliminación de rocas o bloques de hormigón en estos entornos ha de ser llevada a cabo por métodos no explosivos, entre los que el CRAS brilla por su eficacia y rendimiento.
Entornos de este tipo hay muchos: interior de edificios, zonas urbanas, proximidad de vías de comunicación, de diques, de edificios o monumentos que han de ser protegidos… O instalaciones deportivas, como es el caso del proyecto de demolición que mostramos en esta nota informativa.

Se trata de un proyecto para la construcción de un campo de fútbol en una zona que, a priori, parecía adecuada para este uso, salvo por un pequeño detalle de varios metros cúbicos de roca, que aparecieron durante los trabajos de nivelación de la zona destinada a acoger el césped artificial de la instalación. Todo un contratiempo, o un trabajo habitual para ser realizado con el CRAS, el cemento demoledor “Made in Europa” fabricado por la firma alavesa Kayati SL en sus instalaciones de Nanclares de la Oca, en Álava.

En las imágenes se aprecian diversas fases de la realización del trabajo. La perforación, la rotura producida en la roca por el efecto de la hidratación que se producen en el cemento demoledor al fraguar, la rotura de la roca fruto de esta expansión.
El último paso en la realización de este proyecto, como en la mayor parte de las demoliciones, es el desescombro. En este caso, la labor se ve simplificada por el tamaño y forma de los restos de la demolición, que se pueden definir por la distribución de las perforaciones.
El resultado final del trabajo realizado con el CRAS responde una vez más a las necesidades de la empresa encargada de la construcción de la instalación deportiva. En un par de días, la roca fue eliminada y el trabajo de construcción de la instalación deportiva pudo llevarse a cabo en tiempo y forma. Si el CRAS fuese el árbitro de un partido de fútbol, no se necesitaría el VAR para comprobar el resultado de la demolición.


Se nota la diferencia entre el Antes y el Después del uso del CRAS 


Además de ofrecer un producto elaborado de acuerdo con los estándares europeos más exigentes, Kayati SL ofrece a sus clientes el asesoramiento necesario para realizar los proyectos. Con cerca de treinta años en el mercado y demoliciones llevadas a cabo en cuatro continentes, disponemos de un vasto bagaje técnico que está a disposición de las empresas y particulares que han de llevar a cabo demoliciones. Calidad de producto y servicio es lo que nos hace diferentes.