miércoles, 7 de mayo de 2014

Veinte años de idilio entre el Cras y Latinoamérica

Si la empresa Kayati SL tuviese que elegir un slogan para definirse a sí misma, bien podría proponer algo así como “Veinte años ayudando a demoler a ambos lados del Atlántico”. En efecto, desde que en 1.993 esta firma alavesa adquirió a la Compañía Internacional de Investigación y Ensayos, CIDE, la patente del cemento demoledor CRAS -acrónimo de Cemento Rompedor de Alta Seguridad- la firma se fijó en Latinoamérica como destino natural para esta tecnología y este producto.


El CRAS es un producto reciente basado en un principio conocido desde la Antigüedad: la reacción química de hidratación, que hace que, en contacto con el agua, algunos productos se dilaten, generando una fuerza expansiva capaz de romper incluso las rocas más duras. Los egipcios tallaban las piedras con las que construían sus pirámides insertando en las mismas estacas de madera que, al mojarse, se dilataban y acababan por desgajar los bloques que utilizaban en sus construcciones.

En pleno Siglo XXI, esta reacción de hidratación se aprovecha, mediante el uso del CRAS, de manera sencilla y segura en campos tan variados como la construcción de infraestructuras, los vaciados para construir aparcamientos, la demolición submarina, la demolición en entornos densamente poblados, en entornos industriales o en entornos domésticos, o la extracción de materiales en canteras. La técnica es simple: primero de realizan perforaciones en la roca, bloque de granito o cualquier otro material que se desee demoler. El diámetro, la profundidad y la distribución de estas perforaciones se definen de acuerdo con la información técnica que Kayati SL presta junto con el producto. En estos agujeros se vierte el CRAS, que previamente se ha mezclado con agua para conseguir un mortero en el que se produce la reacción de hidratación, que genera una presión de hasta 7.000 Tm/m2, suficiente para que, al cabo de unas horas, se produzca la rotura del material que se desea demoler. Todo ello sin explosiones, sin ruidos molestos, sin vibraciones, sin uso de maquinaria pesada y sin necesidad de solicitar permisos específicos. 

Para adecuarse a diversas condiciones climatológicas -fundamentalmente de temperatura- el CRAS se fabrica en varias modalidades, pensadas para obtener el mejor resultado en cada entorno, desde el trópico centroamericano al frío finlandés.


Los campos de aplicación del CRAS, la sencillez de uso y el coste ajustado del producto hicieron desde el principio de la existencia de Kayati SL que varios países latinoamericanos. El CRAS se hizo pronto un hueco en las canteras de mármol y granito en el Cono Sur americano, donde facilitaba la extracción de material con una merma muy reducida. Otros países de la zona se unieron casi desde el principio a la lista de países que se beneficiaron de esta tecnología a través del CRAS, haciendo de Kayati SL una empresa internacionalizada desde la cuna, pese a su reducida dimensión. El cemento demoledor de la empresa alavesa se comercializa y utiliza también en Europa, África, Asia y Oceanía, haciendo del CRAS un producto universal.


Un ejemplo de uso de CRAS común en Latinoamérica es la rotura de bolos, rocas sueltas de dimensión notable que aparecen en ocasiones en obras que se realizan en entornos habitados, como es el caso que mostramos sobre estas líneas de una obra en entorno urbano. El uso del CRAS evita los riesgos inherentes al uso de explosivos y las molestias y el coste de uso de martillos neumáticos. Un caso similar, de demolición de un bolo de granito, se llevó a cabo recientemente en Centroamérica, también mediante el uso del CRAS.

Como ya se ha señalado, las canteras de granito son un entorno en el que el CRAS permite obtener importantes mejoras del rendimiento de material extraído, mejora que llega en algunos casos a ser del veinte por ciento de material extra. Varias explotaciones latinoamericanas utilizan el CRAS para la extracción de material. Las fotos que mostramos a continuación corresponden a una cantera de granito de la zona.


Siguiendo con ejemplos de trabajos realizados en Latinoamérica, mostramos a continuación imágenes de la demolición de un muro, para lo que se ha utilizado el CRAS Verde, una de las modalidades en las que Kayati SL fabrica el cemento demoledor, en función de las temperaturas en las que vaya a desarrollarse la demolición.



El CRAS se utiliza también en entornos industriales, como es el caso que se muestra en las fotos siguientes, correspondientes a la eliminación del material refractario de un horno industrial. La demolición sin explosiones es la única posible en estos entornos tan delicados. Acabamos los ejemplos de uso del CRAS en Latinoamérica con una demolición llevada a cabo en un entorno completamente urbano y habitado, en el que el cemento demoledor ayudó a realizar los vaciados necesarios para llevar a cabo unos trabajos de saneamiento.
Además de los trabajos aquí mostrados, el CRAS tiene presencia en trabajos como demolición de diques, demoliciones submarinas, vaciados para construcción de aparcamientos y otras infraestructuras urbanas, vaciados entre edificaciones y construcción de sótanos y bodegas, entre otras aplicaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada