domingo, 18 de julio de 2021

El CRAS y las demoliciones de muros de hormigón

Volvemos a presentar una demolición realizada en el interior de una edificación, el tipo de trabajo en el que los profesionales quieren tener a su lado un aliado como el CRAS, el cemento demoledor fabricado por la firma alavesa Kayati SL.



Las imágenes muestran el muro y cómo se llevó a cabo la perforación, operación previa de gran importancia a la hora de realizar cualquier trabajo de demolición. En el presente trabajo, el uso de explosivos está totalmente fuera de consideración: el muro se encontraba en el interior de un edificio, próximo a tuberías que se debían de mantener intactas, en un entorno urbanizado… el escenario complicado en el que el CRAS hace valer todas sus propiedades.

En las imágenes se puede observar cómo se produce la rotura del hormigón tras unas horas de la aplicación del CRAS. La rotura se produce de manera que se facilita la posterior retirada de escombro. La distribución de las perforaciones es determinante a la hora de determinar la forma, tamaño y orientación del escombro generado por la demolición.Esta es una de las bazas de las que se dispone a la hora de planificar todo el trabajo de demolición y que facilita el desarrollo del mismo. El control de todo el proceso de la demolición, incluidos costes tiempos e interacción con el entorno permiten mantener bajo control el proyecto, que se desarrolla sin sorpresas, de manera ajustada a la planificación y de manera eficiente, tanto en tipo como en coste.

La demolición con CRAS se realiza de manera desatendida, sin necesidad de presencia de operarios vigilando el proceso, que se lleva a cabo de manera segura. Todo el proceso dura entre 48 y 72 horas. Con esta previsión, es habitual que la aplicación del CRAS se realice a última hora antes de la pausa para el fin de semana, lo que permite que la acción demoledora se realice mientras el resto del trabajo está parado por descanso del personal de obra.



 Desde el momento en el que los explosivos no pueden ser utilizados a la hora de realizar un trabajo, el CRAS se convierte en una baza ganadora en el juego de la demolición.

lunes, 7 de junio de 2021

El CRAS, ¿en las secciones de bricolaje?

 Desde los orígenes de su actividad, hace ya cerca de treinta años, la firma alavesa Kayati SL ha enfocado sus esfuerzos a ofrecer las mejores soluciones de demolición a los profesionales de todo el mundo que han de realizar roturas de rocas, vaciados, fracturas en hormigón, extracción de materiales valiosos en minas… siempre con la tecnología más avanzada, una estricta política de calidad, un respeto escrupuloso al medio ambiente y la tranquilidad de contar con la patente del mejor cemento demoledor del mercado.

Sin embargo, a lo largo de estos años las virtudes del CRAS han trascendido el mundo profesional y es cada vez más frecuente el uso del cemento expansivo para la realización de demoliciones domésticas. ¿Cuál es la razón del crecimiento de estos usos no profesionales del CRAS? Si tuviésemos que elegir una, ésta sería la sencillez de uso. Demoler con el CRAS es fácil y económico.
No se necesita maquinaria pesada, no hacen falta permisos administrativos, no hay que tener una formación específica para realizar demoliciones con el CRAS. El producto, además, realiza la demolición sin explosiones, ruidos y vibraciones molestas. Solo se necesita un taladro para realizar las perforaciones donde depositar el mortero preparado con el CRAS y agua fría, verter este mortero y esperar a que, al fraguar, la r eacción expansiva de hidratación produzca la rotura de la roca, la solera de hormigón o cualquier otro elemento que queramos eliminar. Y seguir las instrucciones facilitadas por Kayati SL para el manejo del producto.

Al cabo de unas horas, el cemento expansivo habrá realizado una vez más su trabajo, y se podrá proceder a retirar el escombro, dando así por acabada la demolición.

Sencillez y eficacia, que permiten llevar a cabo demoliciones como la que se muestra en este reportaje. Sencillez y eficacia que bien podrían llevarnos a considerar el CRAS como un producto que incorpora la demolición al amplio abanico de actividades que pueden ser llevadas a cabo por parte de los amantes de bricolaje.

lunes, 17 de mayo de 2021

Máxima precisión con el CRAS




Este reportaje presenta imágenes de un trabajo de esos de los que en Kayati SL nos sentimos especialmente orgullosos, porque extra al máximo las ventajas del CRAS, el cemento demoledor que fabricamos en Álava desde hace casi treinta años. 

El escenario es todo un reto: una solera de hormigón, en el interior de un edificio, y la necesidad de escarbar una zanja de dimensiones precisas. 

Para la realización de este proyecto los pasos no son muy distintos a los que se dan en cualquier otro proyecto con el CRAS. En primer lugar, hay que asegurarse de disponer de una cara libre que facilite la salida del escombro generado por la rotura producida por el CRAS. En el presente trabajo, el borde de la zanja es trazado con sierras murales. El corte de estas, llevado hasta la profundidad adecuada, sirve de cara libre para la demolición.

El siguiente paso es la perforación. En este proyecto se optó por una distribución al tresbolillo de los agujeros, Al tratarse de una zanja estrecha, las perforaciones formaron una hilera zigzagueante a lo largo de la banda de hormigón entre los cortes.

La carga del mortero, preparado in situ, es el siguiente paso. Es el inicio del proceso de hidratación que genera la suficiente capacidad expansiva para demoler el hormigón entre los límites de la zanja marcados por los cortes de sierra.

La fragmentación del hormigón se produce en el plazo habitual para este tipo de proyectos, y a partir de las 48 horas se pudo retirar el escombro de hormigón y acabar la zanja con la ayuda de un pico eléctrico.

Un trabajo de precisión, realizado en el interior de un edificio, sin explosiones, ruidos ni vibraciones molestas, sin necesidad de pedir permisos administrativos, y sin molestar al entorno. Un trabajo realizado con plena satisfacción por nuestro cliente y del que, como todos los que se llevan a cabo con el CRAS, nos sentimos orgullosos en Kayati.

martes, 11 de mayo de 2021

Demolición de pilotes de hormigón con el CRAS

Cuando un constructor hace bien su trabajo, cuesta mucho deshacerlo. Por eso, la demolición de edificios es una tarea compleja. Se trata de deshacer trabajos generalmente bien hechos, pero no solo eso, sino que, además, hay que respetar el entorno, evitar molestias, conseguir autorizaciones… El CRAS, cemento demoledor fabricado por la empresa alavesa Kayati SL, facilita la demolición sin explosiones ni maquinaria pesada en entornos delicados, como poblaciones, vías de comunicación o interior de edificios, incluso de estructuras construidas para durar.
Es el caso que mostramos en este artículo. Unos pilotes de hormigón armado, que habían servido de soportes para un tramo de ferrocarril, debían de ser demolidos. Los pilotes se encontraban en un entorno próximo a zona habitada y a otras infraestructuras que no debían de sufrir daño.
Las dimensiones de cada pilote eran de metro y medio de diámetro, y de alturas entre metro y medio y dos metros. El material, hormigón armado.
El proceso de demolición de este ajedrez gigante de hormigón comenzó con la operación fundamental en toda demolición realizada con cemento expansivo, la perforación. Se trata de realizar taladros verticales profundos en cada pilote, distribuidos en distancia y posición de acuerdo con las instrucciones del producto, proporcionadas por el equipo técnico de Kayati SL. En el presente caso, se realizaron diez perforaciones por pilote, con diámetro 35 mm y profundidad de 1,3 metros. 
No se consideró oportuno realizar perforaciones horizontales. Los agujeros así realizados son utilizados para verter en ellos el mortero creado a partir del cemento demoledor CRAS. La carga de este mortero se realizó un viernes a las 16 horas. Con el fraguado del CRAS comenzó a generarse la reacción de hidratación que se traduce en una dilatación del mortero y una presión hacia las paredes de cada perforación que alcanza hasta las 7.000 Tm/m².
Esta presión acaba generando, con el paso de las horas, fracturas en los pilotes, de acuerdo con la forma en que se hayan distribuido las perforaciones. El resultado es una demolición que desmenuza el cemento de los pilotes y deja al aire la armadura, que se elimina fácilmente mediante el uso de una sierra circular.
Los pilotes estaban prácticamente triturados el lunes al mediodía, menos de tres días tras la aplicación del CRAS. La temperatura en el solar se mantuvo entre 3º y 16º durante todo el proceso.

Este tipo de trabajos permite sacar el máximo partido de las virtudes del cemento demoledor CRAS y hace que este producto sea muy apreciado por todo el sector de la construcción, desde empresas constructoras de primer orden, como la contratista de este proyecto en concreto, hasta particulares que necesitan hacer pequeñas demoliciones domésticas.

jueves, 8 de abril de 2021

La facilidad de uso del CRAS

 En Kayati SL nos gusta presumir de las virtudes de nuestro producto, el cemento demoledor CRAS, y una de las que más orgullosos nos sentimos es de la facilidad de uso de nuestro producto.

El CRAS no solamente es una solución adoptada por los profesionales de la construcción de medio mundo cuando se trata de llevar a cabo demoliciones, sino que es también la elección de cada vez más personas particulares que deben de llevar a cabo pequeñas demoliciones en viviendas, jardines o huertos y que quieren hacerlo por su cuenta.



Las fotos que mostramos en este reportaje pertenecen a un proyecto de este tipo, una demolición llevada a cabo en el patio de una vivienda, con objeto de ganar espacio para la construcción de una terraza.

Cuando se piensa en demolición, suelen venir a la cabeza las imágenes de grandes máquinas, o de explosiones controladas… modalidades que están fuera del alcance de las personas no profesionales del tema. Sin embargo, con el CRAS la demolición puede llevarse a cabo prácticamente por cualquiera. 


Solo se necesita perforar la roca o el bloque de hormigón que se quiera demoler, preparar el mortero a base de CRAS y verterlo en las perforaciones, y esperar entre 48 y 72 horas a que la hidratación que se produce en el CRAS genere la fuerza expansiva.

Esta fuerza produce la rotura de la roca o bloque en fragmentos pequeños, fácilmente manejables para su retirada y que permiten avanzar con el proyecto de construcción  que se desee, como la construcción de una terraza en el caso que nos ocupa.

Lo que no hemos conseguido es evitar con el CRAS es que haya que hacer el desescombro de los restos de la demolición. Nadie, ni siquiera el CRAS, es perfecto.

martes, 23 de marzo de 2021

Eliminación de zapatas de hormigón con el CRAS


 La rehabilitación de espacios fuera de uso en ciudades y pueblos es una forma de ganar para la comunidad zonas que en su momento fueron foco de actividad económica pero a las que el paso del tiempo ha dejado fuera de uso, en ubicaciones privilegiadas.

Antiguas naves de uso industrial, centros comerciales, viviendas antiguas en situación precaria, instalaciones deportivas o culturales obsoletas, gasolineras un día situadas en las afueras y absorbidas por el desarrollo urbanístico… El perfil de edificación que acaba siendo demolida para liberar un espacio que, al contrario de lo que sucede con lo que está construido sobre él, ha ganado valor con el paso del tiempo, es variado, y plantea una problemática similar a la hora de la demolición. Situados en pleno casco urbano, ésta no puede llevarse a cabo usando explosivo. Están en “territorio CRAS”. 



Las imágenes que se muestran en este reportaje corresponden a una demolición llevada a cabo en uno de estos edificios que vivieron tiempos mejores y que, a la hora de su desmantelamiento suelen incluir alguna sorpresa. En este caso, la existencia de unas zapatas de hormigón en la base del volumen que se quería liberar obligaron a plantear una demolición de las mismas de forma controlada.

En este tipo de obras el uso del cemento demoledor es una solución ideal. El CRAS permite concentrar el trabajo en las zonas que se deseen demoler, mediante la distribución adecuada de las perforaciones en las que se realizará la carga del mortero preparado con el cemento demoledor fabricado por la firma alavesa Kayati SL. Esta distribución permite diseñar tanto la rotura como el tamaño y ubicación del escombro generado, lo que facilita su posterior retirada.

La rotura que produce el CRAS a la hora de demoler es limpia, hasta el punto de que el producto se usa en canteras de granito y de mármol, donde el material en el que hay que producir rotura para su extracción es muy valioso, y se han de minimizar las pérdidas en el proceso de extracción.


En el caso de las zapatas de hormigón, la rotura es limpia, a ras de la pared del solar. La existencia de armadura de acero en el hormigón no supone problema. Ésta se corta con una amoladora, liberando así los bloques de hormigón, desmenuzados por el proceso de demolición, y que son retirados de manera sencilla de la zona, que queda libre para que continúe el proceso de rehabilitación del área. Un nuevo éxito en “territorio CRAS”.




martes, 2 de marzo de 2021

Renovamos nuestro compromiso con la Calidad

 

Una vez más, en unas circunstancias difíciles para todos, Kayati ha renovado su compromiso con la Calidad. La renovación del certificado ISO 9001:2015 supone para nosotros perseverar en el compromiso con el trabajo bien hecho, la mejor atención y servicio al cliente y en la fabricación de un producto con una gran calidad .





Queremos dar las gracias a nuestros clientes y colaboradores. Vosotros hacéis posible que sigamos manteniendo y mejorando día a día nuestros productos siempre cuidando el medio ambiente y la sociedad en la que vivimos.



¡Gracias!